Estudio Nacional de Drogas en Población Escolar: Aumenta la embriaguez y disminuye el consumo de marihuana

Fueron 46.628 los estudiantes encuestados en el 13° Estudio Nacional de Drogas en Población Escolar publicado este martes por el Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda), e incluyó jóvenes de las 16 regiones del país, tanto de establecimientos municipales, como particulares subvencionados y pagados.

Los resultados muestran una tendencia a la baja en la prevalencia del consumo de tabaco diario y alcohol mensual: si en 2009 un 35,5% de los jóvenes declaraba consumir alcohol en el último mes, en el nuevo estudio —con datos correspondientes a 2019— bajó a 29,8%.

En el caso del tabaco el descenso es todavía mayor: hace diez años era un 12,7% y hoy llega a un 3%, lo que representa una baja del 76,4%.

Sin embargo, un matiz preocupa en el consumo de alcohol: el porcentaje de estudiantes que declaran embriagarse subió de 61,7% en 2017 a 64% en 2019. Del total de quienes aseguran ingerir alcohol, un 29,8% dice hacerlo de forma prevalente. De ellos, solo el 36% declara no embriagarse cuando lo hace.

Se considera como embriaguez el consumo de cinco o más tragos en al menos una ocasión dentro del mes.

Otra noticia positiva la entrega el consumo de marihuana, que descendió de 30,9% a 26,8%, quedando por debajo de la marca de 2013 (30,6%), año en que el indicador se disparó. En la medición anterior, correspondiente a 2011, la cifra era de 19,5%.

Si bien esos niveles todavía no se alcanzan, el consumo parece ir en retroceso luego de alcanzar un peak de 34,2% en 2015.

También aumentó la percepción de riesgo del consumo frecuente de marihuana en un 11%. En tanto, se registra un leve aumento en el consumo de pasta base —de 1,4% en 2017 a 1,7% en 2019— y un descenso apenas perceptible del de cocaína, que pasó de 3,0% a 2,9% en el mismo periodo.

Hay una importante alza en el uso de tranquilizantes sin receta, que pasó de 8,6% a 9,3%, y en el de estimulantes sin receta, de 2% a 2,8%. Lo hizo, además, el consumo de éxtasis: de 1,2% a 2,6%.

El uso de tranquilizantes es preocupante: los escolares consumen 6,6 veces más de estos fármacos que la población general. En proporción, los estudiantes ingieren 0,7 veces menos alcohol que la población general y 2,1 veces más marihuana. El uso de inhalables, en tanto —que se mantuvo en 3,8% para la población escolar— es 19 veces mayor que la cifra de la población general.

A nivel internacional, Chile se ubica en el primer lugar del consumo de tabaco, marihuana, cocaína, pasta base y tranquilizantes sin receta de todo el continente americano.

Comentarios
Cargando...