Permisos «especiales» y flexibilidad de la banca: Lo que piden las pymes por nuevas cuarentenas

El lunes comenzó a regir el endurecimiento de las restricciones en el país para aguantar la nueva ola de contagios de covid-19 que ha golpeado duro en las últimas semanas.

Una lista más corta de bienes y servicios de primera necesidad, la redefinición de lo que es un trabajador esencial y un toque de queda que ahora inicia a las 21.00 horas, son algunas de las nuevas medidas que han levantado las alertas en algunos sectores económicos que, si bien entienden la necesidad de esto, advierte un intenso remezón.

Una de las decisiones más controvertidas es la de permitir solo la venta de alimentos, medicamentos, artículos de aseo e higienes de personas durante al menos dos semanas, prohibiendo así la comercialización de productos como prendas y accesorios de vestir, calzado perfumes o cosméticos, ni siquiera a través de delivery, lo que ha generado rechazo de parte del mundo emprendedor.

Para Juan Pablo Swett, presidente de la Multigremial Nacional, las medidas del Gobierno «han tenido cierto grado de discriminación hacia los pequeños y medianos comerciantes que no tienen las mismas posibilidades de las grandes empresas de poder hacer delivery». En ese sentido, señaló que «creemos que se tiene que dar un permiso especial para los emprendedores y micro y pequeñas empresas para poder funcionar, de manera de que no se terminen perdiendo los puestos de trabajo y estas pymes no terminen quebrando».

«Ante la ausencia de bonos para los emprendedores, ante la ausencia de subsidios, necesitamos que el Gobierno nos de ese permiso para poder funcionar, y además hacer un llamado a los bancos privados a que puedan seguir el ejemplo de Banco Estado de manera de poder postergar las cuotas que se están venciendo del Fogape 1 y las cuotas del Fogape Reactiva que van a empezar a vencer en los próximos meses», resaltó.

Por su parte, Germán Dastres, vicepresidente de Conapyme, comentó en entrevista con el canal 24 Horas que «hay muchas pymes que con estas últimas medidas que se están tomando se van a ir al despeñadero. Muchas tienen que cerrar, no pueden trabajar, pero siguen igual con la responsabilidad de pagar arriendos y créditos. Si no hay una ayuda rápida, muchas pymes sencillamente van a quebrar», añadiendo que «serían por lo menos unas 50 mil pymes las que se verían directamente perjudicadas, lo que llevaría a la cesantía a muchos trabajadores».

Dicho eso, comentó el tipo de medidas que necesitaría el sector para capear estos días de encierro. Primero destacó el paquete de ayudas anunciado recientemente por el Gobierno, en el que destaca un bono base de $500 mil para la clase media y un préstamo solidario, ya que «las pymes, en general, dependemos mucho de la demanda interna y si la gente tiene plata, va a consumir».

Tras ello, dijo que un bono de esas características también debiese llegar «a los pymes. Muchas pymes son de clase media, entonces también habría que darles una ayuda a ellos.

El sector lo está pasando muy mal». Asimismo, manifestó que a los sectores más golpeados por estas nuevas cuarentenas «hay que hacerles una moratoria tanto en impuestos como con el asunto de los bancos.

¿Cómo vamos a pedirles que paguen las cuotas si no tienen ingresos?».

«Tenemos buenas relaciones con la banca, pero para todas las medidas se tiene que meter el Gobierno. Para que la banca pueda soltar un poco la mano, inevitablemente el Estado de Chile tiene que respaldar», aseguró Dastres.

Restaurantes y turismo

Desde el mundo de los restaurantes, el presidente de la Asociación Chilena de Gastronomía (Achiga), Máximo Picallo, expuso que «el sector tiene una tremenda incertidumbre respecto de la amplitud de esta nueva cuarentena, de cuánto tiempo va a durar», lo que impide la planificación, sobre todo del manejo de personal. «Por lo tanto, la primera cosa que creemos es que cuando se nos dice que es un esfuerzo por dos semanas, que se cumpla la palabra».

Un segundo punto, añadió, dice relación con «buscar una solución con la banca privada, para que flexibilice la situación con los créditos Fogape. Ya se cumplieron los periodos de gracia de los primeros créditos, y la banca hoy día los está ejecutando y el que no los está pagando está cayendo en mora».

«La situación sin poder vender es imposible de sostener, de la misma manera que es imposible sostener las imposiciones de los trabajadores y es imposible sostener las patentes comerciales que van a venir (…). Las medidas que necesitamos son todas tendientes a tener mayor caja para poder mantenernos cerrados», sostuvo.

Mientras que Ricardo Margulis, presidente de Fadetur, subrayó la necesidad de postergar «el pago de obligaciones que las empresas le realizan al Estado, como el pago de patentes, contribuciones, concesiones de bienes públicos y otro tipo de obligaciones que las empresas no pueden pagar porque no tienen ingresos».

«Esto es muy pertinente hoy, ya que en abril hay que hacer el pago de las primeras contribuciones del año y todavía no tenemos noticias al respecto, siendo esto lo más urgentes que le estamos pidiendo al Gobierno», dijo, agregando que «también es clave definir cómo será la implementación del pasaporte sanitario o carnet de vacunación, considerando que Chile está muy avanzado en el proceso y que se proyecta alcanzar en junio la inmunidad de rebaño, lo que como país nos permitiría tener una ventaja comparativa para ofrecer un turismo seguro a los visitantes nacionales e internacionales».

Con todo, enfatizó en que «esperamos que estas medidas de confinamiento sean lo más acotada posibles para poder ponernos de pie a la brevedad. Que así sea, depende fundamentalmente de que las personas tomen conciencia y sean responsables».

Comentarios
Cargando...